Saltar al contenido

5 beneficios para la salud de la sandía

sandia

Cortar una sandía fría en una calurosa tarde de verano no es más que una celebración. Al igual que sus primos de pepino, puedes comer toda la sandía, aunque las personas tienden a comer solo carne interna rosa o amarilla. He aquí por qué debería considerar la sandía más que un refrescante regalo de verano:

  1. Las sandías son buenas para el corazón.

Las sandías son ricas en vitamina C, que es bien conocida por su capacidad para prevenir el endurecimiento de las arterias, aumentar la elasticidad de los vasos sanguíneos y disminuir la inflamación. Todos estos factores pueden ayudar a prevenir la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas.

  1. Pueden prevenir el cáncer de próstata

Las sandías son ricas en licopeno, que les da el mismo pigmento rojo que los tomates. El licopeno es un poderoso antioxidante que ha sido ampliamente estudiado por su capacidad para proteger a los hombres del cáncer de próstata. Intente combinar su sandía con té verde helado: los antioxidantes que se encuentran en ambos pueden ayudar a prevenir el cáncer en la forma en que trabajan juntos en el cuerpo.

  1. Las sandías son ricas en vitamina B1

Esta vitamina asegura un sistema nervioso saludable y su falta, conocida como deficiencia de tiamina, y puede causar confusión y pérdida de memoria. El alcohol también puede conducir al agotamiento de la tiamina, lo que hace que la sandía sea un excelente desayuno después de una noche de glotonería.

  1. Aumentar la producción de arginina Las

Las sandías contienen un aminoácido único llamado citrulina, que nuestro cuerpo utiliza para producir otro aminoácido llamado arginina. La arginina juega un papel directo en el volumen y la dirección del flujo sanguíneo en el cuerpo. Actualmente en estudio en el tratamiento de la disfunción eréctil, con resultados prometedores.

  1. Las sandías son la merienda perfecta después del entrenamiento.

Las sandías no solo son 92% de agua, sino que también están llenas de magnesio y potasio. A menudo perdemos estos dos minerales, junto con el sodio, en nuestro sudor durante el ejercicio, y deben reponerse de inmediato. El potasio y el magnesio se llaman electrolitos porque ayudan a transportar señales eléctricas por todo el cuerpo y permiten que nuestros músculos se contraigan y se relajen.