El limón congelado combate los tumores malignos del cuerpo.

Del limón no se tira nada. Desde la piel hasta las semillas, el limón es sumamente beneficioso para nuestra salud. Su piel contiene 15 veces más vitamina C que su jugo. Puedes aprovechar al máximo el limón si lo congelas.

Los flavonoides tangeritina y limonoides contenidos en el limón pueden detener la formación y el crecimiento de células cancerosas e incluso matarlas; este hecho se ha demostrado gracias a experimentos en animales de laboratorio con células de cáncer de mama humano.

limon_congelado

También se han realizado estudios con personas que sufren cáncer y consumieron 150 gramos de fruta cítrica, cuatro o más veces por semana. Se demostró disminución de los riesgos de cáncer, incluyendo de cáncer de mama siempre que no se sometieran previamente a terapia hormonal de sustitución.

Se trata del consumo de cítricos incluyendo sin descartar nada, así se consume la pulpa, la piel y las semillas.

La ingesta óptima puede reducir los riesgos de cáncer puede ser de 75g diarios.

Modo de proceder
Puedes apuntarte al agua tibia con limón que tantos beneficios aporta a la salud.

Otra forma muy fácil de aprovechar bien el limón es congelarlo. Se puede congelar entero o cortado en cuartos. Una vez congelado, sólo hay que rallarlo. De esta forma se consumen todas las partes del limón, incluyendo la piel y las semillas. La ralladura congelada es muy refrescante y aromática, ideal para añadirla en bebidas, refrescos, ensaladas, verduras, etc.

Si te parece muy intenso comerlo con la piel, puedes tomar agua tibia con limón, también tiene fantásticas propiedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *